7 Claves Para Proteger A Tu Perro De La Pirotecnia

img_20161220_133332

Los perros tienen el oído cuatro veces más afinado que los humanos, por eso sufren con la pirotecnia. Los humanos son cuatro veces más egoístas que los perros, por eso usan la pirotecnia.

Lo ideal sería que la gente no use pirotecnia, por muchos motivos, pero hasta que llegue ese ansiado momento, tienes que proteger a tu perro para que no sufra tanto.

La pirotecnia afecta a unos perros más que a otros y en algunos las reacciones son extremas. Si ese es el caso de tu perro, existe el riesgo que esa respuesta emocional empeore con el tiempo si dejas que tu perro se enfrente solo a esa situación.

¿Puedes ayudar a tu perro? Claro que sí. Aquí te explico lo que puedes hacer para ayudarlo a gestionar ese incómodo momento de los fuegos artificiales.

Pero antes de empezar, ten en cuenta que…

    • Todos los perros son diferentes. Cada perro es una combinación única de genética, educación y experiencias, así que no existe una solución que funcione para todos por igual.
    • Te voy a dar consejos para ayudar a tu perro, no voy a “curar” el miedo o fobia de tu perro. El trabajo de modificación de conducta es algo totalmente distinto.
    • Si la fobia de tu perro pone en riesgo su salud, debes consultar con un veterinario.

Bien, dicho eso… ¡manos a la obra!

1. Durante los fuegos artificiales, no dejes solo a tu perro en el patio, techo o jardín.

Un perro en estado de pánico por la pirotecnia, en su intento por escapar de ese ruido, puede intentar escapar del lugar donde se encuentre.

Algunos perros excavan, otros saltan, otros muerden y destruyen puertas o cercos, y si logran huir, no son conscientes de la dirección en la que corren ni de la ruta para volver luego a casa, debido al estado de pánico en que se encuentran.

2. Dentro de tu casa, no lo dejes sin supervisión.

Muchos perros a pesar de estar dentro de casa con su familia humana, intentan escapar de la misma manera que mencioné anteriormente.

Ten mucho cuidado al querer “encerrar” a tu perro en su casita, kennel, o cualquier ambiente, porque debido al pánico por la pirotecnia se puede hacer daño al intentar destruir lo que le impida escapar.

3. Asegúrate de cerrar todas las puertas, ventanas y cortinas para reducir el ruido, no sólo auditivo sino también visual para tu perro.

4. Hay algunos “accesorios” que puedes utilizar.

El efecto tranquilizante de algunas prendas o vendajes como la ‘Thundershirt’ o el método ‘Tellington TTouch’ funciona en algunos perros, y también hay sedantes en forma de gotas para darle a tu perro.

Con todos estos accesorios debes:

a) Asegurarte de seguir fielmente las instrucciones y aplicarlos antes que empiecen los fuegos artificiales.

b) No pienses que son soluciones mágicas. Mejor piensa que son algunas de todas las condiciones que debes crear en tu casa para ayudar a tu perro, y que todas combinadas pueden crear un beneficio acumulativo para tu perro.

5. Algunos perros se esconden debajo de la cama.

Eso es normal por el miedo que sienten. En vez de evitarlo, facilítale las cosas. Deja que tu perro escoja el lugar donde quiere esconderse para protegerse del ruido y sentirse seguro.

Cuando veas cuál es el lugar que escogió tu perro, haz todo lo que puedas para convertir ese lugar en lo más cómodo posible para él. Recuerda cerrar puertas, ventanas y cortinas.

Debes tener presente que el miedo que experimenta tu perro por la pirotecnia, no es una emoción voluntaria. Tu perro siente que está en una guerra, en un bombardeo del que no puede escapar.

Por eso debes encargarte de que ese miedo no escale a un completo pánico, haciendo que su “cueva” donde se refugia, sea lo más cómoda y segura posible, y también que tenga acceso libre y fácil a ese lugar.

6. Debes crear dos “capas” de sonido para mitigar el ruido de los fuegos artificiales.

De mis cuatro perros, Ramón es el único que sufre con la pirotecnia. Lo adopté cuando ya era adulto. Tiene ocho años y lo adopté a finales del 2014.

img_4220

Mi compadre Ramón

Ramón escogió el espacio debajo de mi cama como su refugio contra los fuegos artificiales.

Le pongo un par de frazadas que le gustan, luego prendo una aspiradora y pongo música a un volumen que pueda ser claramente escuchada por encima de la aspiradora. Esas son las dos capas de sonido que genero.

La aspiradora es el sonido de fondo y la música es el sonido distractor. Combinados, esos dos sonidos son suficientes para “amortiguar” los molestos fuegos artificiales.

Recuerda, debes crear dos capas de sonido. Para el sonido de fondo puedes usar una aspiradora, una secadora, aire acondicionado, etc. Para el sonido distractor puede ser música o televisión, y debe escucharse más fuerte que el sonido de fondo.

7. Durante los episodios con pirotecnia no hay absolutamente nada de malo con darle a tu perro atención y compañía.

Es un GRAN MITO el que sugiere que consentir a tu perro lo que hace es premiar su miedo y empeorar su comportamiento. Lamentablemente es un mito muy difundido.

El culpable de este y muchos otros mitos es el famoso “Encantador de Perros” con su programa de televisión en Nat Geo, que lo único que busca es el show (como la mayoría de programas de televisión) y no el verdadero bienestar de los perros. Lo peor es que este mito también lo encuentras difundido en una gran cantidad de sitios web.

La creencia errónea es que consentir a tu perro refuerza positivamente su miedo.

Eso puede sonar lógico, excepto por el hecho que los cuatro cuadrantes del Condicionamiento Operante (siendo uno de ellos el reforzamiento positivo) se refiere al comportamiento voluntario, como cuando entrenas a tu perro para que se siente, pero el miedo o fobia que tu perro experimenta con la pirotecnia es una respuesta emocional involuntaria, así que no puede ser reforzada o castigada operantemente.

Bien, esas son las siete claves para proteger a tu perro de la pirotecnia.

Con mi perro Ramón, practico todos los puntos menos el cuarto, porque al inicio intenté con las gotas para sedarlo pero terminó todo drogado y seguía entrando en pánico, y luego de aplicar las otras seis estrategias ya no necesitó las gotas ni ninguna prenda especial o vendaje.

Lo que hago es pasar tiempo con él en su “cueva”. Él debajo de mi cama y yo sentado a su costado, en el piso. También llamo a mis otros tres perros para que se unan a nosotros y a todos les doy un juguete Kong relleno de higaditos o un hueso de manzano para rebajar los niveles de estrés.

Con todas esas condiciones en casa (incluyendo los sonidos) es mucho más sencillo que Ramón se relaje y no entre en pánico.

Finalmente, recuerda que todos los perros son diferentes, pero espero que algunas de estas estrategias “te ayuden a ayudar” a tu perro.

Recuerda que se trata de crear las condiciones necesarias y darle las herramientas para que pueda gestionar adecuadamente ese momento.

Dios bendiga a tu familia humana y perruna.

¡Que pases una Feliz Navidad y que tengas un 2017 espectacular!

Un fuerte abrazo.

Carlos Cabrera
Educador Canino
Director de Kanko

Deja tu comentario